Sede Yucatán

Laboratorio Nacional de Geointeligencia

La experiencia de Chik´in-já al Poniente de Yucatán

CONFLICTOS SOCIOECOLÓGICOS EN LA PENÍNSULA DE YUCATÁN. La experiencia de Chik'in-já al poniente de Yucatán.

 

En el marco del Seminario Interinstitucional de Sistemas Socioecológicos en la Península de Yucatán, y con el objetivo de analizar y comprender los conflictos socioecológicos que se derivan de la interacción sociedad-naturaleza. Se ha abierto la posibilidad de interactuar con los principales actores o grupos de actores involucrados en estos conflictos en la Península de Yucatán.

El propósito de la interacción entre los participantes del seminario y estos grupos de actores, es conocer directamente las principales problemáticas a las que se enfrentan. Los recursos naturales y actividades productivas que están siendo afectadas, y las consecuencias directas e indirectas sobre las comunidades en particular, y la sociedad en general. 

La experiencia de Chik’in-já 

El Consejo Maya del Poniente para la Defensa del Agua en Yucatán Chik’in-já (agua del poniente en lengua maya) fue invitado al Seminario a contar su experiencia. Chik’in já es un grupo organizado de personas de comunidades mayas, principalmente del municipio de Kinchil y trece localidades más del poniente de Yucatán. Este grupo se fundó a partir de los conflictos que surgieron del establecimiento y expansión de granjas porcinas en el territorio de Kinchil, y la posterior denuncia pública por parte del Consejo por la contaminación de agua.

El Consejo, comunicó que el principal recurso afectado es el agua, y con ello las principales actividades productivas que dependen de ella en la zona (apicultura, agricultura y ganadería). Que además, y debido a las características del acuífero de la Península de Yucatán, el impacto de la descarga de estas aguas residuales puede tener un área de influencia más allá de la comunidad de Kinchil, afectando la salud del acuífero, del ecosistema y por consiguiente, la salud y actividades económicas tradicionales de las comunidades indígenas mayas que se localizan en el poniente del estado.

Hasta ahora, el consejo ha realizado demandas formales y públicas como resistencia al crecimiento y expansión de la industria porcina en la comunidad de Kinchil. Desde enero de 2019 estas demandas se han manifestado ante autoridades ambientales estatales y federales. Sin embargo, en espera de respuesta a su demanda por parte de las autoridades, la construcción de nuevas naves productoras de cerdo no han parado. Por otro lado, el Consejo, está recibiendo asesoría legal por parte de organizaciones de la sociedad civil, con el objetivo de frenar por vía legal la expansión de la industria en el territorio y presionar para que se realice el manejo adecuado de aguas residuales.

El conflicto socioecológico por la contaminación del agua está vigente. El Consejo Maya del Poniente para la Defensa del Agua en Yucatán Chik’in já hace un llamado a la comunidad científica para colaborar en la caracterización del conflicto y generar de manera conjunta estrategias de desarrollo en las que se contemple el menor deterioro ambiental, que respeten las características socioculturales de las comunidades, mejoren las condiciones sociales de los pobladores (salud y educación) y promueva un crecimiento económico respetuoso en el Poniente de Yucatán.