Sede Yucatán

Laboratorio Nacional de Geointeligencia

Misoginia en pocas palabras

 

 

¿Qué es la misoginia?

La palabra misoginia está formada por la raíces griegas "miseo", que significa odiar,  "gyne" cuya traducción es mujer, y el sufijo -ia, que significa acción.

Este término, cuyo significado literal es “la acción de odio a las mujeres”,  ha sido empleado por la psicología para referirse a individuos concretos que han desarrollado actitudes de aversión y desprecio frente a las mujeres y a lo femenino. Dichas actitudes están fundadas en una concepción de la mujer como un ser de valía inferior a la del hombre. 

 

 

¿Es lo mismo que el machismo?

Mientras que el machismo exalta la creencia en la superioridad de los hombres y lo masculino, la misoginia subraya la creencia de que las mujeres son biológica, física, moral e intelectualmente inferiores, menos capaces, por naturaleza, que los hombres.

¿Es posible hablar de una “cultura misógina”?

Diferentes estudios antropológicos, sociológicos e históricos han dado cuenta de que, cuando  la misoginia, en principio un rasgo psicológico de algunos individuos, subyace de manera extendida a los valores, las creencias y las formas de organización de una sociedad o época, es posible hablar de una cultura misógina que es compartida, en diferentes grados, por las personas que la integran.

La misoginia entonces puede expresarse implícitamente en discursos culturales o explícitamente en conductas de denigración, discriminación, cosificación sexual y violencia contra las mujeres y lo femenino. Por ejemplo, un acto misógino puede ser la censura hacia el llanto en los hombres, pues éste ha sido, en Occidente, culturalmente entendido como un atributo femenino, asociado a la debilidad y la sinrazón, de modo que no debe ser públicamente mostrado por los hombres. 

El “puritanismo selectivo” es otra práctica misógina, y se refiere a la tendencia a realizar juicios morales de censura sobre los comportamientos de las mujeres que no serían aplicados sobre los hombres por el mismo hecho. Por ejemplo, mientras que a un hombre con actitudes seductoras se le cebra por ser “encantador”, “carismático” y “atractivo”, por esas mismas actitudes se tacha a una mujer de “fácil”, de “provocadora” y de “puta”.

¿Cómo se expresa la misoginia en palabras?

Aunque la misoginia siempre implica la descalificación de las mujeres y los atributos femeninos, no siempre es explícitamente agresiva, puede incluso esconderse tras palabras aparentemente halagadoras. Por ejemplo, Freud escribió: “La posición de la mujer no puede ser otra que la que es: ser una prenda adorada en su juventud y convertirse en una amada esposa en su madurez”. 

Por ello es que muchas veces, la misoginia está naturaliza e invisibilizada en palabras y actos cotidianos que hacen difícil detectarla, por ejemplo: 

  • “El hombre que pierde una buena mujer, no sabe lo que gana”
  • “Sin la mujer no se puede vivir, con la mujer menos”
  • “El hombre propone, Dios dispone y la mujer descompone”
  • “La mujer comprende todas las reglas aritméticas: suma disgustos, resta diversiones, multiplica gastos y divide opiniones”
  • “Mujer al volante, peligro constante”

¿Cómo puedes contibuir?

Las palabras, creencias y comportamientos misóginos marginan y violentan a las niñas, a las mujeres y a lo femenino. Rechacemos la descalificación y la opresión de una parte de la humanidad y de lo humano. Tú puedes ayudar a eliminar la misoginia en palabras, no sólo evitando hacer comentarios misóginos, sino ayudándonos a detectarlos en redes sociales como twitter, y así colaborar en el proyecto “Misoginia en pocas palabras: Identificación y análisis de violencia escrita contra las mujeres en textos cortos de twitter” desde la plataforma de anotación que hemos creado para este proyecto:

 

contralamisoginia.geoint.mx/etiqueta

 

¡Tu ayuda es indispensable para nosotros!

¡MUCHAS GRACIAS!