Sede Yucatán

Laboratorio Nacional de Geointeligencia

Detecta ONG sólo 36 árboles vivos antes ubicados en San Ignacio

El Centro Público de Investigación “Centro Geo” y la organización “Núcleo Verde”, se dieron a la tarea de censar y georreferenciar los 80 árboles que, según notas informativas, serian trasplantados luego de su remoción del camellón de Avenida Aguascalientes (segundo anillo) esquina con Antiguo Camino a San Ignacio. En el lugar, únicamente se encontraron 49 árboles con indicios de haber sido reubicados, de los cuales, solo 36 continúan con vida, cifra que equivale a un índice de supervivencia de 73.4 por ciento de los 49 árboles encontrados, indicó Octavio Carrillo Macías, experto botánico. “En la Universidad (Autónoma de Aguascalientes), pegado a la parte del Río San Pedro, solo encontramos 49; de esos 49, encontramos que había 13 muertos, no tienen ningún brote, 36 tenían un brote vegetativo; de ese brote vegetativo no se puede decir que están vivos, ya que el brote a lo que se ve, la corteza del árbol muestra deshidratación, eso quiere decir que es el brote está saliendo de la savia que el mismo árbol trae, no es un brote que venga desde la raíz”, informó el experto. El censo de árboles se llevó a cabo el día 14 de marzo, en la Universidad Autónoma de Aguascalientes, a través de la aplicación Cuentárboles, misma que indica las coordenadas y registra los árboles en la plataforma digital cuentarboles.org. La actividad se hizo con el fin de comprobar que se hubieran trasplantado los 80 árboles que la empresa de gestión ambiental “Uakusi”, tuvo el encargo de reubicar, según medios de comunicación. De igual manera, se buscó comprobar el índice de supervivencia. De acuerdo con Carrillo Macías, las 49 especies encontradas consistieron en 35 fresnos, 1 casuarina, 5 pinos azules, 1 pino afgano, 1 cedro de Monterrey, 4 moras, 1 falsa orquídea y 1 durazno. “Si no se les da un seguimiento a esos árboles, digamos, riego abundante, usar hormonas de crecimiento, usar foliares, los árboles no van a alcanzar a enraizar porque viene la temporada de secas”. De esta manera, debe existir un seguimiento puntual por parte de las autoridades, que incluya un mantenimiento específico para que los árboles sobrevivan, ya que aún no se puede asegurar que esta cifra se mantenga, tal como sugirió: “Meter la auxina, que es una hormona de crecimiento, es un enraizador, un acelerante para que enraíce más rápido, eso sería como parte del riego, y (adicionalmente) se le aplicaría un foliar a la corteza y a las ramas jóvenes, esto es para que no se deshidrate tan rápido”. El experto en botánica aseguró que el equipo de “Cuentárboles” realizará censos en los meses de sequía que son mayo y junio, para monitorear el estado de los árboles: “la idea es seguir viendo el desarrollo, que es cómo van, si los que brotaron ahorita que ya están vivos, se mantienen vivos y logran enraizar, si en tiempo de aguas siguen vivos”. Las y los integrantes del proyecto “Cuentárboles” continuarán al pendiente del caso en particular y de los que puedan ser sujetos a comprobación de los anunciados actos de gobierno en relación al manejo de árboles, proceso en el cual, cualquier persona puede involucrarse, realizar sus propios censos con el apoyo de la aplicación, y así activar la participación ciudadana y la rendición de cuentas.

Documento disponible aquí